“Estas lecturas que se trastocan en monólogos, van a estar dentro de los parámetros de esa casa que fue oprimiendo año tras año a esta mujer que conocemos a partir de reflexiones sobre lo cotidiano. Las paredes, umbrales, ventanas, solo estarán allí para confirmar la sensación de verticalidad del confinamiento. Los diarios pasarán de ser un objeto descubierto a ser pruebas de un pasado oculto y por momentos triste, de esta mujer que a pesar del claustro de los diarios, encontró una pequeña salida libertaria.”

[Critica de Eco por Mónica Delgado para Desistfilm]